“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

Mi Encuentro con la Luz y el Amor (1ª Parte)



Recordatorio de lo que os escribí en la entrada anterior Mensaje Extraterrestre Pleyadiano (3ª Parte), fue lo siguiente:

En el mensaje de Alaje de esta entrada, he podido aprender muchísimo de mi y de lo que me ocurrió hace muchos años, quizás tu también puedas aprender algo.

Cuando creé este blog hace tan solo unos meses, en una entrada acerca de unas imágenes del universo, creo que en noviembre de 2009 y el titulo de la entrada es (Espeluznantes Imagenes desde el Espacio). Pues bien os comente en esta entrada acerca de que algún día os contaría algo que nos ocurrió a mi mujer (entonces mi novia) y a mi hace muchos años. Si queréis, pasar al enlace anterior para recordarlo.

Creo que este mensaje de Alaje me ha preparado para contarlo, ya que nunca me atreví (nos atrevimos) a decirlo absolutamente a nadie, tan solo lo hicimos a nuestra familia el año pasado y no sin miedo de lo que pudieran pensar.

Os prometo y doy mi palabra que en la siguiente entrada, contaré como pasó y empezaré a trabajar desde ya, en el tema.

Aquí tenéis lo prometido:

Después de leer este tercer mensaje de Alaje, Mensaje Extraterrestre Pleyadiano (3ª Parte) mensaje que recomiendo que leáis a los que todavía no lo habéis hecho, antes de leer mi relato, para así comprender mejor lo que quiero transmitir en él. Como iba diciendo, después de leer este mensaje, me doy cuenta, que lo que me ocurrió realmente fue producto de lo que yo mismo fabriqué, con los actos, emociones y pensamientos positivos. Sin ser consciente en realidad de lo que más tarde me enviarían los seres de Luz.

A lo mejor tú, también recuerdas cosas de tu vida, que ahora comienzan a tener sentido…

En la historia me extenderé un poco, ya que pienso, que son importantes cada acto y detalles de lo ocurrido, de ahí, es por lo que he dividido la entrada en dos partes.

Así fue como pasó

Todo ocurrió entre los años 1994 y 1995.

Estaba soltero y sin novia, cumpliendo el servicio militar en el Cuartel de Caballería de Sevilla, (actualmente abandonado), servicio militar que antes los hombres teníamos que hacer obligatoriamente, lo digo, para los jóvenes de hoy, que han tenido la “suerte” de estar en otra época y librarse de ello. También debo decir que aunque no esté a favor de ella, nunca me he arrepentido de hacerla, en contra de lo que pueda pensar la gente, yo aprendí mucho en ella y no me refiero a enseñanzas militares precisamente, sino a humanidad, compañerismo, unión, el valor de la familia. También aprendí sobre el sufrimiento físico y lo que el ser humano puede llegar a soportar, aprendes también a combatir los miedos y seguro que otras muchas cosas que en estos momentos no recuerdo y tampoco vienen al caso. Pero lo más importante fue que gracias al servicio militar encontré al actual amor de mi vida, mi mujer.

Como iba diciendo, haciendo el servicio militar, me encontré con muchas personas magníficas y otras no tanta, incluso algunas con una maldad, que entonces solo había visto en películas y que jamás creí que pudieran existir.

Todos los días tanto por la mañana temprano, como por la tarde, teníamos que formar frente al batallón (o lo que es lo mismo, frente al edificio donde dormíamos y teníamos nuestras pertenecías guardadas en taquillas). Antes de que el teniente o el sargento de turno, viniese para preparar la formación, la gente (incluido yo) se agolpaba frente al edificio en el patio, para evitar que nos arrestasen por impuntualidad. En ese transcurso de ese tiempo, justo antes de que llegase el oficial, unos 5, máximo 10 minutos, alguna gente, la mala, como dije antes, comenzaban a insultar a los más débiles, siempre se metían con los mismos, incluso llegaban a la agresión física, yo nunca comprendí aquello, llegué a meterme en medio en algunas ocasiones, no me gustaba lo que les hacían a aquellos pobres chicos. Chicos que por otra parte estaban aislados por el resto de soldados, parecía que la gente tenía miedo de acercarse a ellos y perder su reputación a la vista de los agresivos.

Unas de las veces de las que tuvimos una hora libre, coincidió con el final de la tarde y también de la semana, el deseado y ansioso, viernes. Los afortunados que vivíamos en la misma ciudad del cuartel, podíamos salir del mismo, mediante un pase de fin de semana, el resto, podían salir, pero con el inconveniente de tener que dormir en él. Como estaba diciendo, en esa hora de descanso antes de formar para salir de fin de semana, me disponía a entrar en el batallón para subir a la habitación, cuando me encontré sentado en una de las jardineras que formaban un pasillo en la entrada hacia la puerta principal del edificio, a uno de los que le agredían habitualmente, solo por ser un poco amanerado y no tener una voz demasiado grave. Estaba cabizbajo y parecía muy nervioso, en ese momento, decidí pararme y ofrecerle mi ayuda. Cuando me paré frente a él, seguía con la cabeza bajada y empezó a mover las piernas sin parar, supuse entonces que él pensaba que yo era uno de los agresores, lo llamé por su nombre y levantó su mirada iluminándose la cara de felicidad.

Me quedé a su lado hasta la hora de la formación, en el transcurso de ese tiempo, nos contamos cosas y nos hicimos bastante camaradas (amigos), me contó que el Sargento lo había arrestado sin salir del cuartel ese fin de semana, por no llegar a tiempo a formar esa mañana, confesándome que sentía mucho miedo el tener que llegar a la formación antes de que llegase algún oficial, para evitar que se metiesen con él o lo agrediesen los de siempre. Le dije que ya no tenía que preocuparse por eso, puesto que yo iba a estar siempre a su lado. Me sonrió complacientemente. Nunca olvidaré su cara de felicidad.

Esa misma tarde, me dijo que estaba muy preocupado por el fin de semana, yo le intenté animar diciéndole que dos días pasaban rápido y que la biblioteca del cuartel quedaba abierta los fines de semana y él podía aprovechar para leer algún libro, acto seguido, me contestó que no era eso lo que le preocupaba, era el hecho de que el sábado cumplía años su novia y no podría estar con ella, ni siquiera podría llevarles flores.

En ese momento me surgió una idea, idea que él aprobó rápidamente agradeciéndomelo hasta el infinito. Mi idea no era otra que la de hacer de mensajero, llevándole un ramo rosas a su novia puntualmente el sábado por la mañana y haciéndole saber a ella lo ocurrido, que todo iba bien y que su novio la volvería a ver el próximo fin de semana.

Esa tarde justo antes de formar, me coloqué junto a él, evitando de esa forma que volvieran los de siempre a meterse con él. Cuando terminamos de formar me lo agradeció y me escribió en un trozo de servilleta las indicaciones de la dirección a la que tenía que llevar las flores. Nos despedimos hasta el lunes.

El sábado por la mañana, desperté y pensé que no podía fallar a mi buen querido amigo, rápidamente me puse en marcha, compré las rosas y fui a buscar a su novia. Al llamar a su puerta, puse el ramo de flores por delante por si miraba por la mirilla de la puerta y pensara que era un vendedor de algo.

La chica era amable y muy bien parecida, rubia con el cabello largo y rizado, me dio dos besos agradeciéndome lo que había hecho por ellos dos, yo reaccioné dándole otros dos y felicitándola por su cumpleaños. Al despedirnos, noté como la mirada de esa chica irradiaba una emoción de felicidad y agradecimiento. Al salir fuera, en la calle, me sentí muy bien conmigo mismo, sentí algo parecido a cuando ayudé a su novio para que no lo volviesen a agredir, fue como si cargara el corazón de energía y el cuerpo fuese más ligero de lo normal, una sensación extraña pero muy agradable.

El lunes cuando llegué al cuartel y llegó la hora del almuerzo, me reuní con mi amigo, tuvimos una charla bastante amigable, en la que me agradeció nuevamente lo que estaba haciendo por él y el gran favor que le hice llevándole las flores a su novia. Yo le dije que no tenía importancia y que a mí también me habría gustado que me lo hiciesen. Decía que se sentía en deuda conmigo y me sugirió invitarme a unas cervezas para el próximo sábado, en un lugar llamado “La Goleta”, que según él, me iba a gustar y que de paso, me presentaría oficialmente a su novia, invitación que acepté de muy buen grado.

En esa semana nos cuidamos los dos muy mucho, de que no nos arrestasen, ya que corríamos el peligro de no podernos beber juntos esas cervezas en aquel lugar. No sé en otros cuarteles, pero en aquel, arrestaban por cualquier cosa; simplemente el hecho de llegar 10 segundos tardes a formar, te dejaban si fin de semana, también el llevar la huella de un pisotón en una bota, hecho que al principio nos pasaba a todos pero con la experiencia y los “duros castigos” se solucionaba en el acto frotándote los pies en los gemelos de las piernas. Todos los días a las 7:00 AM de la mañana corríamos 1 hora, la cual si te parabas en el recorrido, también te arrestaban. En fin, decenas de pruebas peligrosas que teníamos que superar en la semana para poder conseguir nuestro ansiado y valorado regalo, regalo que no era otro que salir por aquellos portones enormes el fin de semana.

Pasó por fin la dura semana, no sin miedo por parte de los dos, seguramente él lo pasó peor que yo, por haber estado ya arrestado el fin de semana anterior, pero llegamos gracias a dios y pudimos salir los dos. Al salir por esas puertas enormes, nos paramos frente a ellas y nos recreamos un buen rato, llenando los pulmones de aire y soltándolo de golpe por la boca. ¡Nos sentíamos libres!

En aquel rato de relax que estuvimos fuera, quedamos para la cita del sábado…

2 Conciencias Opinan:

Sergy dijo...

Hola Jorge1270, decirte que la historia me está pareciendo preciosa y deseando que salga la siguiente entrada para terminar de enterarme de la historia.
Un saludo.

Jorge1270 dijo...

Sergy, no te preocupes, que estoy trabajando en ello, seguramente la 2 parte la publicaré dentro de unas 4 o 5 horas. Te agradezco que te guste.

Un abrazo

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog

¡¡ Ahora ya puedes leerlo gratis en tu dispositivo móvil !!